Cómo tomar los medicamentos ¿con o sin alimentos? (II)

Continuando con el post anterior, aquí tenéis las interacciones “medicamento-alimento” del resto de grupos de fármacos de uso común:

ANTIHISTAMÍNICOS:

Ej.bromfeniramina, cetirizina, clorfeniramina, desloratadina, difenhidramina, fexofenadina, levocetiricina.

Evitar el alcohol pues potencia la somnolencia.

QUINOLONAS:

Ej.ciprofloxacino, levofloxacino, moxifloxacino, norfloxacino.

Se pueden tomar con el estómago vacío o lleno.

No se deben tomar sólo con lácteos o soluciones ricas en calcio, aunque sí se pueden tomar con comidas que los contengan.

El levofloxacino en solución debe tomarse una hora antes o dos horas después de comer.

El ciprofloxacino junto con cafeína puede provocar acumulación de la misma.

TETRACICLINAS:

Ej. doxiciclina, minociclina, tetraciclina.

Se deben tomar una hora antes o dos horas después de las comidas con un gran vaso de agua. En caso de que provoquen molestias de estómago, se pueden tomar con las comidas, evitando los lácteos hasta una hora o dos después.

En el caso de la minociclina y algunas formas de doxiciclina se pueden tomar con leche si no sientan bien al estómago. Tras la toma permanecer al menos una hora sin tumbarse para evitar una posible irritación esofágica.

ANTIPROTOZOARIOS:

Ej. metronidazol, tinidazol.

No se puede tomar alcohol hasta 24 horas después de finalizar el tratamiento. Podría dar lugar a náusea, vómitos, taquicardia, dolor de cabeza, calambres o rubor (efecto Antabus).

ANTIFÚNGICOS:

Ej. fluconazol, itraconazol, voriconazol, griseofulvina, terbinafina.

El itraconazol cápsulas mejor durante o después de la comida. En solución con el estómago vacío.

La griseofulvina funciona mejor al tomarla junto a comidas ricas en grasas. El alcohol potencia sus efectos, por tanto evitarlo.

El voriconazol  es mejor tomarlo una hora antes o después de las comidas y en suspensión no se puede mezclar con otras medicinas, agua o líquido.

El resto de antifúngicos se pueden tomar con el estómago vacío o lleno.

ANTIMICOBACTERIANOS:

Ej.etambutol, isoniazida, rifampicina, pirazinamida.

El etambutol con o sin alimentos. El resto una hora antes o dos horas después de las comidas con un gran vaso de agua.

Evitar alimentos o bebidas que contengan tiramina o histamina con isoniazida, sola o combinada con otros antimicrobianos.

Niveles altos de tiramina pueden provocar un peligroso aumento de tensión, mientras que alimentos ricos en histamina pueden causar dolor de cabeza, sudor, palpitaciones, rubor e hipotensión.

– Alimentos ricos en histamina son el atún y otros peces tropicales.

-Alimentos que contienen tiramina: alimentos en vinagre, ahumados o fermentados. Quesos (especialmente quesos fuertes, curados o procesados), yogur, crema agria. Se puede comer queso crema o requesón. También la carne, hígado de pollo, salchicha seca, caviar, arenques secos o en escabeche, anchoas, extractos de carne, aguacates, plátanos, higos en conserva, frutos secos, pasas, ciruelas pasas, frambuesas, fruta madura, salsa de soja, extracto de levadura (incluído levadura de cerveza en gran cantidad), habas, grandes cantidades de chocolate.

Tener en cuenta que muchas bebidas con cafeína y alcohólicas contienen tiramina. Además beber alcohol a diario durante el tratamiento con isoniazida aumenta el riesgo de hepatitis.

ANSIOLÍTICOS:

Ej. alprazolám, clonazepám, diazepám, lorazepám.

Hay que evitar el alcohol ya que aumenta la probabilidad de experimentar graves efectos secundarios.

ANTIDEPRESIVOS:

Ej. citalopram, escitalopram, fluoxetina, paroxetina, sertralina.

Se pueden tomar con el estómago vacío o lleno.

Hay que evitar el alcohol por potenciar los efectos secundarios.

ANTIDEPRESIVOS INHIBIDORES DE LA MONOAMINOXIDASA (IMAOs):

Ej.fenelzina, tranilcipromina, nialamida, isocarboxazida, selegilina.

Muy importante evitar comidas o bebidas que contenga tiramina, ya que podrían provocar un síndrome serotoninérgico, en ocasiones, muy grave (ver en el apartado de antimicobacterianos los alimentos que la contienen)

ANTIPSICÓTICOS:

Ej. aripiprazol, clozapina, olanzapina, quetiapina, risperidona, ziprasidona.

La ziprasidona se debe tomar con alimentos. Respecto al resto es indiferente.

Evitar la cafeína al tomar clozapina ya que aumenta la concentración del medicamento en sangre y por tanto la posibilidad de efectos secundarios.

Evitar el alcohol.

HIPNÓTICO – SEDANTES:

Ej. zolpidem, eszopiclona.

El efecto es mayor si se toma con el estómago vacío.

Evitar el alcohol por potenciar los efectos secundarios.

ANTIEPILÉPTICOS Y ANTIMANÍACOS:

Ej.carbamazepina, divalproato, lamotrigina, litio.

El divalproato se puede tomar con alimentos si molesta al estómago.

El litio inmediátamente después de comer o con algún alimento para evitar las molestias de estómago.

Puede provocar pérdida de sodio por lo que hay que mantener una dieta normal que incluya sal.

Se debe de beber mucha agua ( de ocho a doce vasos diarios) mientras se toma la medicina.

El alcohol hay que evitarlo pues potencia los efectos secundarios.

BIFOSFONATOS:

Ej.alendronato, ibandronato, risedronato sódico.

Se deben tomar con el estómago vacío. En ayunas y con un gran vaso de agua del grifo (no mineral). Sentado o de pié.

No tomar antiácidos ni otra medicina, alimento, bebida, calcio o vitaminas hasta al menos 30 minutos después de tomar alendronato o risedronato.

En el caso de ibandronato hasta, al menos, 60 minutos después.
No tumbarse hasta después de haber tomado la primera comida del día.

Fuentes de información:

http://cort.as/5cdS

https://botplusweb.portalfarma.com/

http://www.vademecum.es/

Anuncios

Cómo tomar los medicamentos ¿con o sin alimentos? ( I )

Los alimentInteracción alimento-medicamentoos pueden modificar la respuesta esperada de un fármaco actuando sobre la farmacocinética y farmacodinámica del mismo.
El farmacéutico debe contribuir a optimizar los resultados de la terapia farmacológica instruyendo al paciente sobre la forma más adecuada de tomar los medicamentos y este tipo de interacción “medicamento-alimento” es un aspecto esencial a considerar. Lamentablemente, es un campo en el que queda mucho aún por conocer.
Le dedicaré a este tema más de un post por su extensión. Brevemente, me detendré en los fármacos o grupos de fármacos más comunes y las precauciones a tener en cuenta en relación a los alimentos, el alcohol y el café.

ANALGÉSICOS ANTIPIRÉTICOS:

Ej.paracetamol, metamizol.

El paracetamol se puede tomar con o sin alimentos. Tres o más bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo de daño hepático.

En cuanto al metamizol, los alimentos pueden modificar la velocidad de absorción, pero no la cantidad de absorbida. Se debe evitar tomarlo simultáneamente con alcohol por potenciación de los efectos de ambos.

ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDEOS:

Ej.ácido acetil salicílico, diclofenaco, celecoxib, naproxeno, ketoprofeno.

Mejor tomarlos con alimentos para no dañar al estómago.
Tres o más bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo de hemorragia estomacal.

ANALGÉSICOS NARCÓTICOS:

Ej.codeína, morfina, oxicodona, meperidina, hidrocodona.

Pueden ir combinados con otros analgésicos no narcóticos o formar parte de jarabes antitusivos.
Se pueden tomar con o sin alimentos.
La toma conjunta de bebidas alcohólicas podría producir graves efectos secundarios, depresión respiratoria, coma o muerte.

BRONCODILATADORES:

Ej.teofilina.
Debe tomarse en ayunas. La comida provoca diferentes efectos según la forma de liberación de las distintas presentaciones de teofilina.
La cafeína, té o cantidades excesivas de chocolate pueden aumentar la excitabilidad y nerviosismo.

El alcohol aumenta la probabilidad de experimentar náusea, vómitos, dolor de cabeza e irritabilidad.

INHIBIDORES DE LA ENZIMA CONVERTIDORA DE ANGIOTENSINA:

Ej.captopril, enalapril, lisinopril, moexipril, quinapril, ramipril.
En general no se ven muy afectados por los alimentos, excepto captopril y moexipril, que deben tomarse una hora antes de comer.
Los IECAs aumentan la concentración de potasio en el organismo. Niveles de potasio demasiado altos pueden ser perjudiciales ya que podrían provocar latidos irregulares o taquicardia.
Es conveniente, para evitar esto, no tomar mucha cantidad de alimentos ricos en potasio: plátanos, naranjas y vegetales de hoja verde, así como sustitutos de la sal que contengan potasio, suplementos de potasio o diuréticos ahorradores de potasio.

BETA-BLOQUEANTES:

Ej.carvedilol, metoprolol.
Es preferible tomarlos con alimentos para evitar que baje la tensión demasiado.

DIURÉTICOS:

Ej.furosemida, hidroclorotiazida, amilorida, espironolactona.
Mejor con alimentos si se tienen molestias de estómago.
Evitar tomar los diuréticos ahorradores de potasio con grandes cantidades de alimentos ricos en potasio (ver apartado anterior)

GLUCÓSIDOS CARDÍACOS:

Ej.digoxina.
Ha de tomarse una hora antes o dos horas después de comer.
La comida rica en fibra (ej/salvado) puede disminuir considerablemente la cantidad de digoxina absorbida por lo que en este caso es mejor tomarla dos horas antes o dos horas después de comer.
Hay que procurar además tomarla a la misma hora siguiendo las instrucciones del médico.
Evitar tomarla junto con regaliz negro. Debido a su contenido en glicirricina podría provocar latidos irregulares y fallo cardíaco.

ESTATINAS:

Ej.simvastatina, fluvastatina, lovastatina, pravastatina, rosuvastatina, atorvastatina.
Se pueden tomar con el estómago vacío o lleno.
En el caso de atorvastatina, lovastatina o simvastatina evitar el zumo de pomelo. Grandes cantidades pueden aumentar los niveles de estatinas y por tanto la probabilidad de efectos secundarios.
El alcohol aumenta la probabilidad de daño hepático.

NITRATOS-VASODILATADORES:

Ej.nitroglicerina, mononitrato de isosorbida.
La comida no les afecta.
El alcohol hay que evitarlo pues se puede producir una peligrosa bajada de tensión.

ANTICOAGULANTES CUMARÍNICOS:

Ej.warfarina, dicumarol.

Son inhibidores de la vitamina K y por tanto los alimentos ricos en esta vitamina pueden disminuir su acción.
Son alimentos ricos en vitamina K, el brócoli, las espinacas, la col etc. La dieta debe ser equilibrada y contener una cantidad fija de vegetales de hoja verde.

Antes de hacer cualquier cambio en la dieta comentarlo con el médico.
Evitar el arándano, el ajo y tener en cuenta que ciertos suplementos y vitaminas pueden interaccionar reduciendo los beneficios o aumentando el riesgo.
Evitar el ginkgo y el ginseng. Evitar también el alcohol.

INHIBIDORES DE LA BOMBA PROTONES:

Ej.omeprazol, lansoprazol, rabeprazol, esomeprazol, pantoprazol.
El rabeprazol se puede tomar con o sin alimentos.
El resto con el estómago vacío, una hora antes de las comidas. Mejor en el desayuno.

HORMONA TIROIDEA:

Ej.tiroxina.
Se toma en una dosis diaria, por la mañana, con el estómago vacío y una hora antes del desayuno.
Si se ingieren algunos alimentos como nueces, harina de soja o fibra dietética, puede ser necesario modificar la dosis.

Fuentes de información:

http://cort.as/5cdS

https://botplusweb.portalfarma.com/

http://www.vademecum.es/

El libro blanco de la Farmacia Comunitaria Europea

LIBRO BLANCO FARMACIA EUROPEl Libro Blanco de la Farmacia Comunitaria Europea establece la estrategia a seguir para avanzar en la profesión y en la práctica farmacéutica, atendiendo a las necesidades de los pacientes y a los retos sanitarios actuales.

Es un documento muy interesante que recoge el consenso de la Agrupación Farmacéutica Europea respecto a lo anteriormente señalado.

Los objetivos de la práctica farmacéutica actual se clasifican en cuatro grupos:

  •  Mejorar la seguridad y el acceso a los medicamentos
  •  Mejorar los resultados en pacientes
  •   Mejorar la salud pública
  •  Contribuir a la eficiencia del sistema

Ahora bien, ¿cuáles son esas propuestas concretas, que añadidas a la práctica tradicional, se traducirían en las mejoras arriba señaladas? En el libro blanco se propone lo siguiente:

1¿Qué más podemos hacer para mejorar el acceso a los medicamentos?

  • Trabajar junto con los responsables de políticas europeas, autoridades nacionales, laboratorios y demás responsables, para evitar que lleguen a los pacientes medicamentos falsificados, así como suprimir los desabastecimientos de medicamentos.
  • Aumentar la disponibilidad de medicamentos de uso hospitalario en la farmacia comunitaria para que los pacientes puedan acceder a ellos cerca de casa o del trabajo.
  • Prestar servicios a residencias y ayudar a gestionar la medicación a pacientes con regímenes de tratamiento complejo, por ejemplo, preparando sistemas individualizados de dosificación. Las farmacias deberían ser remuneradas por estos servicios.
  • Tener la posibilidad de dispensar, en situaciones de emergencia, medicamentos normalmente sujetos a receta. En casos específicos de las situaciones nacionales y sujetos al apoyo y colaboración de otros profesionales como los médicos.

2. ¿Cómo podemos hacer más por nuestros pacientes?

  • Gestionar la farmacoterapia, asumiendo mayor control y responsabilidad sobre las personas a nuestro cuidado. Educar al paciente y facultarle para autocontrolar su patología.
  •  Deberíamos tener acceso a la información sanitaria del paciente y a la lista de medicación que está tomando. Esto es esencial para maximizar los beneficios de la intervención del farmacéutico comunitario.
  • Cooperar con otros miembros del equipo asistencial en la detección y gestión de enfermedades crónicas, y aportar nuestro conocimiento sobre los medicamentos a redes de atención especializada que traten una patología específica. En general, el modelo de asistencia colaborativa debería permitir que los profesionales sanitarios trabajasen juntos, de forma que se maximicen sus competencias dentro del equipo de salud.
  • Garantizar la continuidad de la Atención Farmacéutica durante la transición de los centros de urgencia u hospitalarios al domicilio
  • Elaborar una estrategia de investigación en Farmacia Comunitaria a fin de apoyar el desarrollo futuro de servicios.

3. ¿Cómo podemos contribuir más a la salud pública?

  • Desempeñar un papel activo en el apoyo del autocuidado y automedicación, proporcionando consejo sanitario, respondiendo a los síntomas u ofreciendo servicios que promuevan una vida saludable y contribuyan a la prevención de la enfermedad.
  •  Reforzar la notificación de reacciones adversas.
  • Participar en el establecimiento y desarrollo de los sistemas nacionales de salud   electrónica existente o futuros.
  • Hacer un mejor uso de la red de farmacias comunitarias para difundir mensajes de salud pública, así como ofrecer su experiencia y aptitudes de comunicación para gestionar las crisis de salud pública.
  • Desarrollar programas de cribado y contribuir más a las estrategias de inmunización.
  • Ofrecer un paquete integral de servicios de salud pública y ponerlos a disposición de la comunidad, de acuerdo con las necesidades locales.

4. ¿Cómo podemos contribuir más a la eficiencia de los sistemas sanitarios?

  • Proporcionar más ayuda para la detección y gestión de enfermedades crónicas, en colaboración con otros miembros del equipo sanitario. Los farmacéuticos comunitarios deberían ofrecer más servicios cuyo objetivo fuese la falta de adherencia o la polimedicación irracional, como por ejemplo, la revisión de medicamentos.
  • Continuar promoviendo y facilitando un mayor uso de medicamentos más baratos mediante sustitución cuando sea apropiado.
  • Fomentar servicios como la prescripción repetida, que permite a pacientes controlados recibir su medicación durante un periodo de tiempo determinado desde su farmacia comunitaria, sin necesidad de volver a la consulta del médico. Esto ya existe en algunos Estados Miembros. Además podrían permitirse, bajo circunstancias predefinidas y con el consentimiento previo del médico prescriptor, los ajustes de dosis en las prescripciones repetidas.

Aquí tenéis el enlace al documento completo:

http://static.correofarmaceutico.com/docs/2012/12/26/libro_pgeu.pdf

¿Qué pretendo con este blog?

La farmacéuticaSoy farmacéutica.
Tras quince años como farmacéutica adjunta, a pié de mostrador, he tenido la oportunidad de constatar cuáles son las áreas donde hemos de profundizar, tanto en relación al uso del medicamento, como a nivel profesional.
Nuestra sociedad, envejecida y polimedicada, precisa profesionales que gestionen y optimicen la farmacoterapia. Por otro lado, las profesiones dejan de tener sentido cuando ya no son útiles a la sociedad a la que sirven y honestamente, creo que ha llegado la hora de preguntarnos si para dispensar fármacos es necesario tal nivel de cualificación.
El farmacéutico ha de abandonar esa actitud pasiva que ha adoptado durante décadas, aportar conocimiento y asumir responsabilidades.
Hay mucho por hacer. El mal uso del medicamento es una causa importante de mortalidad, morbilidad, ingresos hospitalarios y pérdida de recursos. Este debería ser nuestro principal campo de actuación junto a la prevención y la educación para la salud.
La sociedad lo necesita y sin lugar a dudas, nosotros también.
Finalmente, la intención de escribir este blog no es otra que la de tratar de aportar contenidos que consideró útiles para la práctica diaria, así como expresar mi humilde opinión sobre el devenir de la profesión.
Empiezo con ilusión. Os invito a acompañarme en el camino.