Ketoconazol oral fuera de juego

hongos

El pasado 11 de octubre fué hecho pública la decisión de la Comisión Europea de suspender la autorización de comercialización en la Unión Europea de los medicamentos de administración oral que contienen ketoconazol. A raíz de esto, la AEMPS emitió una nota el día 24 para informar de lo siguiente:

  • La fecha efectiva de la suspensión de comercialización será el próximo 6 de noviembre. A partir de este día no se podrán prescribir ni dispensar medicamentos de administración oral que contengan ketoconazol en sus indicaciones actualmente autorizadas. Fungarest® y Ketoconazol Ratiopharm® son las dos especialidades comercializadas en España.
  • A partir del 6 de noviembre, excepcionalmente y de forma individualizada para cada paciente, se podrá solicitar desde los hospitales ketoconazol de administración oral mediante el procedimiento de suministro de medicamentos en situaciones especiales.

El ketoconazol es un antifúngico, derivado del imidazol, que se encuentra disponible para administración sistémica (en comprimidos) o local ( en gel, crema y óvulos). El motivo de la suspensión, según la nota de la AEMPS, ha sido un balance beneficio-riesgo desfavorable en base a su toxicidad hepática  y a la existencia de otras alternativas terapéuticas disponibles más seguras. Esta conclusión no es aplicable a la absorción tópica de ketoconazol ya que la absorción sistémica es muy pequeña. La toxicidad hepática de ketoconazol puede causar hepatitis, cirrosis e insuficiencia hepática habiéndose notificado casos de fallecimiento o que han requerido trasplante. El inicio de estas alteraciones generalmente ocurre entre el primer y sexto mes de tratamiento, aunque se han registrado casos de aparición incluso más temprana a las dosis recomendadas.

En España el ketoconazol está indicado para:

  • Micosis sistémicas y profundas debidas a hongos susceptibles, las cuales se tratan generalmente con antimicóticos más recientes bajo supervisión especializada.
  • Tratamiento profiláctico de pacientes inmunocomprometidos con mayor riesgo frente a las infecciones por hongos.
  • Candidiasis vaginal recurrente siempre que no respondan al tratamiento local.
  • Casos recalcitrantes de micosis superficiales debidas a hongos susceptibles. Aquellos casos que no responden al tratamiento con antifúngicos locales o que por las características de las lesiones no puedan ser tratadas localmente.

Aprovechando la ocasión, creo que sería oportuno recordar cuáles son los antifúngicos orales de elección en los casos más habituales entre los anteriormente citados:

En el caso de las infecciones superficiales complementaré la información gracias a ese estupendo blog dermatológico que es Dermapixel.

El objetivo de este post, como habréis adivinado, no era otro que recordar la inminente suspensión del ketoconazol oral y aprovechar la ocasión para revisar cuáles son los antifúngicos orales recomendados en aquellos casos (no pertenecientes al ámbito hospitalario o especializado) para los que estaba indicado.

Finalmente, ni que decir tiene que estaré encantada de cualquier cosa que queráis añadir, comentar, sugerir o criticar sobre este post, los anteriores y los que estén por venir. 

Anuncios

¿Para qué sirve mi título?

Imagen títuloSi al gremio de los boticarios le pudiésemos adjudicar alguna heroína, más allá de aquella que aletarga, alivia y ralentiza el pensamiento, sería sin lugar a dudas la presidenta de Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Parece ser que el CGCOF no quiere permanecer ajeno a los vientos de cambio. Prueba de ello es que recientemente hemos visto a su cabeza visible autoenvestirse  abanderada de esta corriente, ya irrefrenable, que aboga simplemente por la transformación del establecimiento de farmacia en lo que siempre debió ser.

“La Atención Farmacéutica no es cuestión de postgrados, doctorados o másteres, sino del Grado en Farmacia”,”Los licenciados siguen saliendo de las facultades sin la preparación suficiente para ejercer labores clínicas en boticas”, indicó Carmen Peña en la “Jornada Taller La Atención Farmacéutica y la Universidad” celebrada el pasado mes de septiembre;  y debido a ello, dice, no existe una implantación efectiva y visible de esta práctica. Yo no sé a vosotros, pero a mi me parece que afirmar esto roza la heroicidad.

Las competencias que legitima la posesión de cualquier título universitario son dictaminadas por ley y dependen, lógicamente, de la formación recibida. De no ser así, cuando menos, sería para echarse a temblar. No obstante, visto lo visto, alguien debería explicar porqué desde el año 1997 la legislación española avala al farmacéutico para ejercer la Atención Farmacéutica sin tener la formación necesaria.[Definición y funciones de la Oficina de Farmacia en España]

Por si fuera poco, los del Parlamento Europeo tampoco se libran. La directiva 2005/36/CE, de reconocimiento de cualificaciones profesionales, da luz verde al reconocimiento directo del título correspondiente a nuestra licenciatura en Farmacia en cualquier estado miembro. Así, como lo oyen, no les tembló el pulso a pesar de nuestra escasa formación clínica y formar parte la Atención Farmacéutica de la práctica habitual en la Farmacia Comunitaria de  muchos países europeos. En Inglaterra, por ejemplo, donde, dicho sea de paso, ejercen un número considerable de farmacéuticos españoles, se realizan dos tipos de servicios remunerados : MUR (“Medicines use review”) y NMS (“New medicine service”). Para llevarlos a cabo es necesario, simplemente, realizar un cursillo de acreditación. [Pharmaempleo-UK.com: cursos para encontrar trabajo] 

Para terminar tan sólo añadir que, aunque pueda parecer lo contrario, a mi no me parece mal todo esto del diseño e implantación del “plan ideal”, pero por favor, aborden la verdadera causa por la que la Atención Farmacéutica no termina de cuajar en España. El doble discurso está más que agotado.

Artículo al que hago referencia: “La Atención Farmacéutica se apunta a la Universidad”. El Global, 13 de septiembre del 2013.

Los inhaladores:¿asignatura pendiente?

InhaladoresLa vía inhalada presenta grandes ventajas frente a la vía oral (dosis más bajas, distribución local del fármaco y escasos efectos adversos), pero también un serio inconveniente: la técnica de administración precisa adiestramiento.

Se han hecho estudios para determinar el grado de conocimiento sobre el uso correcto de los inhaladores, tanto por parte del paciente como del personal sanitario, cuyas conclusiones han resultado ser un tanto preocupantes. En esta investigación, por ejemplo, llevada a cabo hace ya algunos años en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en Barcelona, se encuentra que tan sólo un 9% de los pacientes, un 15% del personal de enfermería y un 28% de los médicos, dominaba la técnica correcta.

Algunos medios se han hecho eco también de este problema con noticias como la siguiente: “Tome aire lentamente, apriete el inhalador y luego…¿qué?”, publicada por el periódico EL MUNDO en octubre del 2012. Como podéis imaginar, todo esto se traduce en un gran impacto económico, sanitario y social que podríamos evitar, o al menos aliviar, con tan sólo dedicarle un ratito. Bien, ¿por qué no hacerlo hoy?

Existen cuatro tipos de sistemas de inhalación:

El texto resaltado en color verde enlazará con un vídeo (algunos están en inglés, pero creo que las imágenes son suficientemente elocuentes) o documento explicativo. En el caso del Ribujet, curiosamente, no he podido encontrar otras instrucciones de uso que no fuesen las incluidas en su ficha técnica.

  1. INHALADORES EN CARTUCHO PRESURIZADO (ICP): contienen el medicamento disuelto en forma de gas.
  2. ICP CON CÁMARA DE INHALACIÓN: con o sin mascarilla.
  3. INHALADORES DE POLVO SECO: contienen el medicamento en forma de partículas de polvo respirable cuyo tamaño oscila entre 1 y 2 micras.
  4. NEBULIZADORES: crean una fina niebla a partir de una disolución o suspensión del fármaco de forma que pueda ser inhalado a través de una mascarilla o boquilla inhaladora:
  • Pneumáticos o tipo “jet”: el aerosol se genera con un flujo de gas que se origina en un compresor que puede ser eléctrico, de gas, de aire u oxigeno.
  • Ultrasónicos: producen el aerosol mediante ondas de alta frecuencia. Se usan principalmente para obtener esputos inducidos o para administrar broncodilatadores sin diluir en caso de broncoespasmos graves.

Por último, me gustaría recomendaros un vídeo en el Blog de la Dra Colli, pediatra, que trata de forma muy didáctica el manejo de los inhaladores en niños.

Enlaces de interés:

  1. Centro de Información de Medicamentos de Cataluña: Uso correcto de inhaladores
  2. Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria: Hojas de Información para pacientes. 
  3. Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria : Tipos de sistemas de inhalación 
  4. NPS Medicinewise: Devices used with asthma medicines