La avanzadilla farmacéutica en Québec

Estoy segura de que la mayoría conocéis este vídeo. De esta forma L’Ordre des Pharmaciens du Québec presentaba ante el ciudadano las nuevas actividades que llevaría a cabo el farmacéutico a partir del 3 de septiembre del año en curso. Llegó a ser muy popular  pues, de alguna manera,  alentaba la esperanza de aquellos que consideramos necesario un cambio de paradigma en la forma de entender la profesión. Sin embargo, cualquier batalla raramente está exenta de periodos de avance y retroceso. La implantación de la ley que otorga nuevos poderes al farmacéutico se ha tenido que retrasar. No ha sido posible alcanzar un acuerdo con el Gobierno sobre la retribución de estos servicios antes de la fecha convenida. [1] 

La Loi 41 (cuyo proyecto de ley fue elaborado mediante la colaboración entre los órganos representantes del colectivo médico y farmacéutico [6]) amplía las competencias del farmacéutico en siete intervenciones concretas:

  • Prolongación de una orden médica: el farmacéutico podrá renovar el tratamiento durante un periodo de tiempo, previamente establecido por el médico, no superior a un año. Algunos medicamentos quedan excluidos.
  • Prescripción de medicamentos cuando no es necesario un diagnóstico previo: el fin es el de evitar ciertos problemas de salud. Se trataría de medicamentos para dejar de fumar; ácido fólico o vitaminas en mujeres que están tratando de quedarse embarazadas; tratamiento de náuseas y vómitos en embarazadas; antimaláricos, antipalúdicos o antidiarréicos para los que viajan a destinos de riesgo; tratamiento de la pediculosis y anticoncepción de emergencia.
  • Ordenar e interpretar ciertas pruebas de laboratorio: únicamente con objeto de prevenir o resolver problemas relacionados con los medicamentos. Por ejemplo, para determinar la eficacia de un anticoagulante o el daño hepático provocado por un determinado fármaco. La intervención ha de quedar registrada junto con las razones por las que se llevó a cabo y el médico debe ser informado del resultado.
  • Ajustar un tratamiento: con objeto de mejorar la eficacia y seguridad de los medicamentos, el farmacéutico podrá modificar:
    • La forma farmacéutica
    • La cantidad
    • El régimen de dosificación
    • La dosis 
  • Sustituir un medicamentoante una interrupción demostrada del suministro, el farmacéutico puede sustituir un medicamento por otro del mismo grupo terapéutico.
  • Prescribir un medicamento para enfermedades leves y síntomas menores: se trataría de problemas de salud fácilmente reconocibles y tratables: acné leve, aftas bucales, conjuntivitis alérgica, eczema leve o moderado, dolor menstrual, herpes labial, dermatitis del pañal, infección reciente de orina en mujeres, rinitis alérgica, vaginitis por levaduras y hemorróides. 
  • Administrar un medicamento para demostrar el uso apropiado: los farmacéuticos, previamente acreditados, podrán administrar un medicamento vía oral, tópica, subcutánea, intramuscular o inhalatoria para explicar el uso correcto de los mismos al enfermo o sus familiares.

Es necesaria formación adicional obligatoria para poder llevar a cabo la sustitución en caso de desabastecimiento, prescripción en síntomas menores y el ajuste de los tratamientos. Para la administración de medicamentos también es necesario acreditación, pero en este caso es opcional. Sólo lo tendrán que hacer aquellos que deseen implantar el servicio. [2] 

Ante el agravio comparativo, surge una pregunta obligada: ¿cómo han llegado hasta aquí?. Para encontrar la respuesta, es necesario conocer cuáles son las circunstancias bajo las que ha tenido lugar este gran refuerzo de la figura profesional del farmacéutico:

Québec es territorialmente la provincia más grande de Canadá. Cuenta con ocho millones de habitantes, alrededor de 1700 farmacias y unos 8000 farmacéuticos. Al igual que en España, propiedad y titularidad están unidas. La farmacia canadiense está concebida como un centro exclusivamente sanitario donde la actividad comercial ligada a la parafarmacia está prohibida [3]. Es obligatorio disponer de un espacio reservado para atender al paciente confidencialmente y registrar todas las intervenciones en su ficha correspondiente. Se trabaja en colaboración con el médico y otros profesionales sanitarios. Desde el año 1978 adoptaron un sistema mixto de retribución que consistía en el cobro por el coste de adquisición de los medicamentos, una cantidad fija por cada dispensación y, adicionalmente,  por dos tipos de servicios, la opinión farmacéutica (consistía básicamente en la detección y resolución de PRM) y el rechazo de la dispensación [4]. A partir de 1996, se incorporaron  nuevas servicios profesionales como los sistemas personalizados de dosificación, administración ambulatoria parenteral de medicamentos, instrucción sobre el uso de cámaras espaciadoras, etc. La trayectoria, por tanto, en prestación de servicios sanitarios, es amplia. Este hecho, junto a la particular circunstancia de que entre un 20-25% de la población tiene dificultades de acceso a un centro de Atención Primaria, determinó que fuese la propia Administración la que decidiera conceder nuevas competencias a la botica. Atender a los pacientes en urgencias u hospitales les saldría diez veces más caro. [5]

Más de seis mil farmacéuticos recibieron la formación reglamentaria durante el verano. Las farmacias canadienses están ya preparados para asumir su nuevo rol al término de las negociaciones. ¿Y nosotros?, ¿estamos preparados para afrontar los cambios que nos conducirían a este modelo de farmacia?

Si os interesa saber más sobre el tema, os recomiendo leer esta entrada en el blog El rincón de Linimento. Francisco José Rua hizo un interesante análisis a raíz de la conferencia que impartió Marc Desgagné en España invitado por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria.  

Fuentes de información:

[1]Expanded authority for Québec pharmacists delayed in wake of ongoing negotiations on compensation 

[2]Nouvelles activités des pharmaciens. Ordre des Pharmaciens du Québec

[3]Entrevista concedida a Correo Farmacéutico por Marc Desgagné,  farmacéutico canadiense.

[4]Remuneración farmacéutica. Sistema mixto. Barbero González Antonio; Elsevier (Farmacia profesional). 2002; 16: 14-7

[5] Conferencia impartida por Marc Desgagné, farmacéutico canadiense. Evento organizado por SEFAC. 2013.

[6] Legislative changue in Quebec gives pharmacists expanded authorities

Anuncios

Mi biblioteca 2.0 (área del paciente)

dibujo_biblioteca_infantilEn los tiempos que corren, no creo descubrir nada nuevo al afirmar que internet se ha convertido en  la principal fuente de información para la mayoría de las personas. Por otra parte, dada la cantidad de material disponible y su accesibilidad, constituye un medio inestimable para invertir en educación sanitaria. 

El farmacéutico puede aprovechar este potencial  para reforzar el conocimiento del paciente sobre sus problemas de salud o la medicación seleccionando herramientas de calidad, útiles y adaptadas a las características individuales de cada uno.

Algunas  fuentes de información para el paciente destacables son:

  1. CedimCat (Centro de Información de Medicamentos de Cataluña): el portal dispone de un apartado dirigido al ciudadano con información comprensible, orientada a conseguir el buen uso de los medicamentos.
  2. MedlinePlus (un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU): contiene información fiable y fácil de leer organizada en tres apartados: “Temas de salud”, “Medicinas y suplementos” y “Vídeos y multimedia”
  3. Web de la Clínica de la Universidad de Navarra: el “Área de la salud” abarca información sobre medicamentos, pruebas diagnósticas, enfermedades y tratamientos. Incluye tres microsites específicas dedicadas al dolor, la diabetes y la nutrición, así como algunas otras herramientas de interés.
  4. La Escuela de Pacientes de la Junta de Andalucía: reúne recursos muy útiles en forma de guías, vídeos, etc, en relación a diez temas: asma infantil, EPOC, insuficiencia cardíaca, diabetes tipo 1 y tipo 2, cáncer colorrectal, fibromialgia, cáncer de mama, cuidados paliativos y la problemática del cuidador.
  5. FisterraSalud: portal creado por profesionales de la Atención Primaria. Contiene documentos para mostrar o imprimir, dirigidos a pacientes y familiares, sobre problemas de salud, dietas, procedimientos diagnósticos y terapéuticos, vacunas y enlaces útiles.
  6. Forumclínic (Hospital clínic de Barcelona): comparte guías practicas y vídeos sobre numerosas enfermedades y problemas de salud. Pretende la participación activa del paciente a través de foros sobre las distintas patologías en los que pueda intercambiar experiencias con otros afectados y consultar cualquier duda con un profesional sanitario.
  7. Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona: compila información sobre la salud organizada en torno a cinco áreas: familia, mujeres, hombres, gente mayor y el medicamento.
  8. Portal de Salud de la Comunidad de Madrid: el espacio dedicado al ciudadano  alberga información sobre medicamentos, diversas patologías, prevención, hábitos saludables, etc
  9. Medizzine: Portal hispano de medicina, medicamentos y plantas medicinales. La información está dirigida a pacientes y profesionales.
  10. La Universidad de los Pacientes: aúna material relativo a enfermedades, tratamientos, prevención y otros temas que pueden ser interesantes para el paciente.

La idea es complementar el acto de dispensación o de consejo farmacéutico con la recomendación de algún recurso online  fiable. No olvidemos que cualquiera puede opinar en internet y que, por tanto, también puede constituir una amenaza desde el punto de vista sanitario. Lo ideal es que esta información esté dirigida, indicada por un profesional de la salud. El farmacéutico está en posición privilegiada para hacerlo.