Medicamentos y embarazo: ideas clave

Rowlandson, “A Lady in a White Dress”

La prescripción de medicamentos durante el embarazo es una práctica bastante común. Se estima que alrededor del 80 % de las embarazadas utilizan al menos un medicamento durante el estado de gestación. La transmisión de la información adecuada a este grupo de pacientes por parte de los profesionales sanitarios es esencial para evitar conductas de riesgo bastante frecuentes como son la automedicación o el abandono del  tratamiento  instaurado para ciertas patologías por miedo a dañar el feto.

A pesar de que no son muchos los fármacos que se han mostrado teratógenos de forma concluyente para la especie humana, la falta de ensayos clínicos en mujeres embarazadas  exige proceder con mucha prudencia. La única información de la  que disponemos procede de la experiencia clínica o de ensayos en animales cuyos resultados no son extrapolables  al hombre. Recordemos el caso de la tristemente célebre talidomidala cual, pese a no  haber mostrado teratogenicidad en animales, acabó protagonizando una de las mayores tragedias de la medicina moderna. Finalmente, debemos tener presente que entre un 2-3% de los neonatos presentan anomalías congénitas y de estas, entre el 2 y el 5%, son atribuidas al consumo de fármacos.

La indicación de fármacos en el embarazo  debe estar regida por una serie de principios:

  • Considerar el riesgo teratógeno en cualquier mujer en edad fértil (el mayor peligro tiene lugar antes de que la mujer advierta que está embarazada).
  • Ningún fármaco es totalmente seguro para el bebé. Siempre que sea posible optar por medidas no farmacológicas.
  • Hay que evaluar la relación beneficio/riesgo para cada paciente. Existen condiciones clínicas en las que no instaurar un tratamiento puede ser más peligroso que el que pudiera derivar del fármaco: epilepsia, asma, diabetes, hipertensión, cáncer, cardiopatías, etc.
  • El periodo de mayor riesgo de teratogénesis es el primer trimestre, ya que en él tiene lugar la formación de la mayor parte de los órganos. Por tanto, en la medida de lo posible se debe evitar la prescripción de cualquier fármaco durante el mismo.
  • En caso necesario, se deben administrar los fármacos más conocidos, a la dosis mínima eficaz y durante el menor tiempo posible.
  • Vigilar las posibles complicaciones de los fármacos prescritos.
  • Evitar la polimedicación.
  • Informar de los peligros de la automedicación.

Clasificación del riesgo teratogénico de los medicamentos:

El sistema más usado fue desarrollado por la FDA en 1979. Este, clasifica los fármacos en cinco categorías (A, B, C, D y X) en función de la relación beneficio/riesgo que conlleva su uso durante el embarazo:

A   Estudios controlados revelan que no hay riesgo fetal

B   No hay evidencia de riesgo en humanos

C   No se puede excluir eventual riesgo fetal

D  Existe evidencia positiva de riesgo, aunque los beneficios potenciales pueden superar el riesgo eventual

X   Contraindicación absoluta en el embarazo

[Riesgo teratógeno de los distintos principios activos comercializados en España]

Durante el estado de gestación nos podemos encontrar con  situaciones diferentes que pueden requerir tratamiento:

  • Patologías preexistentes o enfermedades asociadas al embarazo: [Tabla 1
  • Trastornos frecuentes en el embarazo: [Tabla 2]

Concluyendo, las medidas higiénicas y dietéticas deben ser el tratamiento de elección para las mujeres embarazadas siempre que sea posible. Sin embargo, existen  patologías previas o enfermedades asociadas al estado de gestación en las que el  tratamiento farmacológico es imprescindible, pues el riesgo derivado de la ausencia del mismo es  mayor que el daño potencial que puedan ocasionar los medicamentos. Recordar también, la importancia de advertir sobre el riesgo de la automedicación, así como de recomendar a todas las mujeres que estén planeando un embarazo un suplemento de ácido fólico (al menos 4 semanas antes de la concepción) y mantenerlo durante los tres primeros meses para prevenir defectos del tubo neural en el recién nacido. Finalmente, para complementar la información, os invito a leer este otro post relacionado con el tema que nos ocupa: Las vacunas en el embarazo.

Fuentes de información:

Boletín INFAC “Medicamentos y embarazo”. 2013

“Fármacos y embarazo”, Olga Larrubia Muñoz y Francisco J. Pérez Domínguez, 2010www.jano.es 

Anuncios

2 comentarios en “Medicamentos y embarazo: ideas clave

  1. Pingback: ¿Qué ha pasado esta semana? | Docencia C. S. El Greco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s